He creído conveniente añadir una transcripción testimonial del padre Juan Zenone. 
ACTA INDIORUM es el título manuscrito con lápiz de tinta violeta en un cuaderno de 16 x 20 con 80 páginas útiles.  Las 49 primeras páginas están garrapatadas con rasgos muy claros. 
Al principio creí que debían atribuirse a un coadjutor salesiano, Juan Zirotti, cuyo nombre figuraba en la portada.  Luego comprobé que se trataba de la letra del padre Zenone y que había sido escrito muchos años antes de la llegada del padre Gusinde.

Es una muestra de las preocupaciones científicas del padre Zenone y ofrece una descripción pormenorizado de las ceremonias del KLOKETEN o HAIN.

P. Juan Esteban Belza

                                                                                               
                                                                                                          Río Grande, 1° de mayo de 1914.

Desde el nacimiento hasta la mocedad cuando comienza el HAIN no ocurre ninguna cosa notable.  El postulante se llama KLOKETN y no se lo puede llamar de otra manera hasta acabar [la ceremonia].  Algún tiempo antes [de comenzar], un muchacho soltero que ya estuvo en el HAIN, si es posible pariente, prepara al candidato de este modo: Lo lava de pie a cabeza con agua tibia.  Después lo pinta con barro colorado, HAKEL, hecho con tierra quemada.  Le coloca la capa y en la cabeza el KOOCHEL con el pelo hacia adentro.  Todo se hace en el toldo del postulante en presencia de la familia y los parientes.  Terminado esto llaman al KSORT el (diablo), un hombre que no debe ser pariente de lo más lindo y de lo más pillo.  Viste a lo Adán cubierto con una mano de HAKEL y sobre esta otra de barro blanco, KAITR, que le viene escupida por otro verticalmente todo alrededor del cuerpo en forma de rayas y manchones blancos.

De rodilla abajo y del codo para abajo se pinta de KORRI, otro barro menos blanco que el KAITR.  En la cabeza tiene un pedazo de cuero o a falta de éste un trapo cosido atrás con dos agujeros chicos para ver y uno para respirar.  Sobre esta máscara tiene pintado con KORRI una raya vertical de ancho de una mano y una horizontal en la frente, en forma de una cruz.

KSOHORT es un nombre genérico.  Hay de varias clases.  Nunca hablan.  El que describimos se llama...

El muchacho viene acompañado por el que lo lavó y pintó.  Detrás de ellos vienen los hombres y por último vienen las mujeres cantando.  Postulantes y hombres entran en el HAIN y las mujeres con los chicos quedan afuera, siempre cantando.  En el HAIN los KLOKETN y todos los hombres sin otro vestido que una capa forman un círculo alrededor del fuego.

Tras ellos el KSORT golpeando el suelo para hacer temblar la tierra.  De repenten callan las mujeres y el KSORT (al postulante le dicen que sale del fuego), de un salto se pone frente al muchacho, se arrodilla y tiende los brazos algo arqueados hacia el suelo.  Estando en esta posición pretende por medio de señales indicar al muchacho el lugar en donde abusó de mujeres.  El muchacho, aunque no sea verdad, tiene que callar. (De vez en cuando el KSORT lo hace levantar para que las mujeres lo vean desde lejos).  Después estando siempre en la misma posición, el KSORT arrodillado, agarra al muchacho que está de pie, por debajo de las rodillas como para echarlo al suelo.  Este que ha sido instruido por los viejos presentes, no tiene que dejarse voltear, sino buscar de voltear al KSORT.  Si el muchacho alcanza a voltear al KSORT tiene que hacer lo que le dice el que dirige la función... Sí le dice de pegarle, como sucede casi siempre, tiene que hacerlo.

Si el KSORT alcanza a voltear al muchacho, lo que casi nunca sucede, hace de él lo que quiere, lo aprieta en el suelo y finge morderlo.... etc.  El KSORT vuelve a agarrar al muchacho por Xii, se lo estira, lo sacude y busca morder.  En este punto el viejo director ordena al muchacho diga que lo deje.  El KSORT lo deja y el muchacho, siempre por mandato del director, lo amenaza que saliendo de allí se va a vengar echándolo a un río o dejándolo solo en el campo.

Hecho esto, a la voz del director, las mujeres se retiran a sus toldos.

Después el director (no tiene nombre le dice al KLOKETN que tantee al KSORT para ver si es de piedra o de carne... El KLOKETN le toca cautelosamente la cabeza, los hombros, el pecho... El viejo le pregunta si es blando o duro.  Y a la voz del muchacho que es blando todos se fingen tristes pensando de donde vendría ese hombre.  Entonces el acompañante del KLOKETN se adelanta para ver lo que es y comienza a cortarle (al KSORT la costura del cuerpo o trapo que tiene en la cabeza y conforme va desatando va diciendo: Aquí tengo un formón para mi, aquí tengo una lesna, un cuchillo.... etc.  Acabado de descoser, el viejo ordena al KLOKETN que agarre lo que el KSORT tiene sobre la cabeza, para ver si es cuero, trapo o lo que sea.  Al mismo tiempo va levantando la máscara del KSORT.  Este hace subir de tal manera sus manos que cuando le quitan la máscara queda con la cara tapada por ellas.  El muchacho tiene que deponer en el suelo la máscara, despacito y sin agarrarla, únicamente doblando un poco las piernas.

Entonces el viejo ordena al KSORT que saque las manos para ver si lo conoce y pregunta al KLOKETN si lo conoce.  Si lo conoce dice que sí, sí; si no: no.  Muchas veces no lo conoce porque el KSORT se queda con los ojos cerrados como si durmiera y la cara algo contraída.  Si dice conocerlo le pregunta quién es, sino, le ordena que lo averigüe.  Una vez reconocido el viejo le ordena que lo tumbe en el suelo de espaldas.  Hecho esto, que le pegue algunos palmetazos.  Lo que el KSORT recibe sin dar recibo.  Después si el KSORT tiene su ropa allí se viste, si no se envuelve en su capa...

Hecho todo esto el muchacho agarra la máscara del KSORT, se la pone sobre el ombligo y saltando dice: 'Brrrr ... brrrr ...  ahora no tengo más miedo, ya se lo que es.... ahora estoy contento..." Entrega la máscara al que lo acompañó para que la guarde para otra función.

Después todos se sientan en el suelo con la diferencia que el KLOKETN está con el VUETKEJAN que quiere decir (cuero cruzado), envuelto en un cuero terciado, con el hombro derecho destapado; se apoya sobre la rodilla y la palma de la mano haciendo puente a la quijada y con la vista muy recogida, sin mirar de un lado a otro, ni puede rascarse la cabeza con las uñas, sino con un palito que para eso tienen en el corden de nervio que sujeta el KOOLCHEL.

Antes de salir de HAIN (universidad), el viejo da estos avisos al muchacho:

1. De no decir a nadie lo que es el KSORT.
2. Que trajeron allí para que supiera lo que se hace.
3. Si llega a manifestar el secreto le mandarán por medio de algún doctor alguna
enfermedad para hacerlo morir.
4. Que todo lo que hacen los hombres, ahora lo hacían antes las mujeres.

(En efecto), un día mientras un hombre (KREN, el sol) venía de guanaquear cargado de carne sorprendió en un chorrillo a dos mujeres que se lavaban la pintura de MATAN (la diabla).  Viéndose descubiertas se hicieron invisibles transformándose en pajaritos que hoy llaman OKLOL, con plumaje del color con que se pintan las MATAN.

El hombre habiendo visto esto pasó, por delante del HAIN, en donde-estaban todas las mujeres en su función.  Al rato se fue a los ranchos y contó a los hombres lo que pasaba.  Mientras estos hablaban sobre el asunto, una mujer los vio desde afuera y se fue corriendo al HAIN a donde llegó muy afanada y triste y con un acto de desaprobación (hizo sonar algo la lengua) puso en guardia a las demás.  Le preguntaron qué pasaba y ella respondió:

HAIEN HEVEN MEE CHON, que quiere decir: los hombres descubrieron lo que es el HAIN)... y que habían visto la pintura con que se pintan las MATAN.  Dicho esto quedó muda y se transformó en un pajarito que se llama TAM TAN, el color del cual se usa solamente en las más grandes funciones. Al otro día, por la mañana, el mismo hombre, para espiar mejor a las mujeres fue atrás del HAIN y fue dando la vuelta despacito hasta llegar a la puerta.  A su aparición todas las mujeres que estaban sentadas se pararon y se aglomeraron alrededor del fuego, especialmente delante de la puerta, para que el hombre no viera lo que pasaba adentro, y atrás de ellas algunas mujeres'hacían ruido para disimular la cosa. El hombre (KREN) había ya convenido con todos los otros hombres que al hacer las mujeres barullo tenían que venir todos al HAIN.  Al oír los hombres los gritos, acudieron todos al HAIN, armados de arco y flechas y empezaron la matanza de todas las mujeres, dejando sobrevivir solamente a las niñas que aún no sabían nada del HAIN.  Pero al KREEN (la maestra del HAIN) no la flecharon, sino que después de haber destruido el HAIN, la agarraron para quemarla viva.  Pero no pudieron aguantarla mucho sobre el fuego porque les parecía que el cielo venía aplastándolos.

  La soltaron y desapareció. [La KREEN es la luna].  Poco tiempo después la vieron en el horizonte y la conocieron por las quemazones que tenía en la cara. Aún hoy día los indios creen en esta fábula; que la KREEN es la luna y las manchas que en ella se ven son las cicatrices producidas por el fuego en su cara.

El hombre que descubrió todo esto (KREN) no es otro que el sol.

El HAIN comienza casi siempre después del medio día.  Antes que oscurezca, el KLOKETN (postulante) viene acompañado por varios hombres (o mozos) solteros por el bosque, lejos del HAIN de tres a seis horas según el capricho de los acompañantes.  Al llegar al lugar destinado los acompañantes hacen fuego y los KLOKETN buscan leña seca hasta tener un buen montón.  Hecho esto los primeros duermen y los últimos tienen que velar y hacer fuego toda la noche.

Es de notar que los acompañantes se llevan carne y se la comen asada, mientras que los KLOKETN no pueden comer hasta que lleguen al HAIND, adonde le dan un pedazo de carne de pecho de guanaco, que le da su mamá y si no la tiene cualquier vecino.  Y siguen dándole muy poca comida por cuatro o cinco días.  Y únicamente pecho o de la carne más gorda a fin de que se satisfaga más fácilmente el apetito por la repugnancia,de la grasa.

Los KLOKETN por unos cuatro años no pueden comer ni hígado, ni entrañas, ni sangre, pudiendo comer el corazón.  Pasado ese tiempo el viejo, por instancias de los parientes del.  KLOKETN, le da permiso de comer todo lo que compone el guanaco, casi único animal comible por el indio.

Llegada la mañana el muchacho tiene que pintarse con KORRI y estando con las manos sucias se pasa las uñas de una mano en la palma y de la otra y quedando así con las palmas rayadas se ja pone en la cara, dejando en ella unas rayas de barro que se llaman KOSE-KORRI. Después secando el barro tiene que sobarse todo el cuerpo.   

Los acompañantes matan un guanaco y mientras lo carnean, el KLOKETN tiene     que  hacer fuego y asar el hígado, el bofe o parte de las entrañas para los acompañantes.     Y a la pregunta de si tiene hambre, tiene que contestar que no.  Sin embargo les dan el corazón, lo que antiguamente no se hacía.  Acabado de comer, los acompañantes cargan en el KLOKETN el guanaco, así dividido.  El guanaco nunca viene partido de arriba a abajo sino transversalmente en las verijas.  La mitad anterior, paletas, costillas y cogote, viene dividida en dos partes, las cuales se amarran juntas para evitar mucho bulto.  Y se lo lleva un KLOKETN.  La parte posterior se divide así: la pierna izquierda es siempre la que mata al guanaco, y eso siempre en todos los tiempos.  Si no la quiere llevar la deja colgada en un árbol.  El resto, la pierna derecha con el anca, viene cargada en otro KLOKETN, que a más de eso tiene que llevar un mondongo, dentro del cual pone el estómago del guanaco lleno de sangre del mismo.  Así cargados siguen hasta llegar a unos diez minutos de camino del HAIN, adonde entregan su carga a los acompañantes que hasta allí vinieron vacíos.

Entregada la carne, los KLOKETN van corriendo al HAIN, colocándose en su lugar.  Si el KLOKETN tiene el lugar atrás del fuego lo tiene que saltar, no pudiendo dar vuelta alrededor.  Antes de sentarse tiene que poner arco y flechas atrás de un palo parado.  Después se sientan en la manera ya indicada y se quitan los KHAMNI (calzado hecho con cuero de la pierna del guanaco cortado de manera que la punta del pie venga a dar en la rodilla).  Con el pasto que tienen en los KHAMNI se restriegan los pies y las piernas hasta la rodilla.

Después de haber descansado un rato tienen la obligación de buscar leña hasta tener un montón que alcance para toda la noche y el día siguiente.  De esta manera acaba la función del primer día.

Aquí hay que notar que los KLOKETN no salen nunca del HAIN sino para guanaquear, a lo que tiene que ir todos los días a no ser que haya tiempo muy malo.  En este caso pasan todo el día allí.  De noche duermen también allí, menos las tres primeras noches que no les es permitido dormir.

Si se duermen, los que están presentes (los solteros y también algún casado como para vigilar) los despiertan sin golpearlos.  Esto no se puede hacer de ninguna manera, estando prohibido hacer enojar a los KLOKETN.  Si no, salen rabiosos.  En todo el tiempo que está en el HAIN, que es tiempo indeterminado según disponga el viejo (de 15 días a un alío), puede ver cae lejos pero no dejarse ver de las mujeres, ni de muchachos ni de hombres que no sean del HAIN.  Con nadie puede hablar y nadie puede hablar con los KLOKETN.  Si una mujer llega a hablar con uno de ellos o verle, la HALPEN (una diabla que está siempre en el HAIN) hace una matanza de todos los que están en el HAIN empezando por los KLOKETN.

FUNCION DEL SEGUNDO DIA

 Todas las mañanas las mujeres cantan la diana (HAICHALAII HAICHALAII ... ), pero los KLOKETN no tienen que oirla.  Por consiguiente tienen que salir del HAIN antes del amanecer e ir a un bosque solitario, a esperar a los acompañantes en un lugar señalado por ellos.  En los días del mal tiempo, no pudiendo, como los KLOKETN, salir las mujeres, no cantan.  Dado el caso que el KLOKETN no alcance, por un motivo cualquiera, a salir antes; al oír las primeras palabras tiene que taparse la cabeza con la capa y así tapado salir corriendo.

Después de la salida del KSOHORT de la mañana (KUAN KOXCA, que quiere decir: manera baja en la madrugada)... El KUAN KOXCAR es igual al (KSOHORT), con la diferencia que tiene pintado con carbón molido los pies, las manos y la máscara.  El KUAN KOXCA sale todas las mañanas del HAIN.  Antes de salir uno pega un garrotazo en el suelo y figura que el garrotazo lo recibe el mismo en la quijada izquierda quedando muerto, de manera que ninguno busca al hombre ese, porque fue muerto por KUAN KOXCA que es él mismo.  Antes de pegar el garrotazo, el ya está en la puerta del HAIN.  En el acto que el otro da el golpe, el pega un salto al costado y queda allí parado con la cara vuelta hacia la puerta y los brazos perpendiculares al cuerpo pero arqueados y los puños cerrados frente a las caderas.

Hecho esto dirige su marcha hacia los ranchos.  La marcha de él es a pasos cortitos, y ligeros moviendo la cabeza ligeramente de un lado a otro, dando la media vuelta en tres tiempos.  Delante de el van los que estuvieron en el HAIN.

Al oír las mujeres el golpe dado en el suelo (el puñetazo), que ya saben que es anuncio de la venida del SHOHORT KUAN KOXCA, se tapan con sus capas y empiezan a cantar: HOHEL 0 0 0, HOHEL 0 0 0, canto especial para recibir el KSORT KUAN KOXCA.

La salida de este KSORT no tiene otro fin que derribar los ranchos, para dar trabajo a las mujeres, perteneciendo a ellas la construcción.

La llegada del KSORT a los ranchos es de este modo: Llega hasta la cerca con el tranquilo ya dicho, pero el último ya no es paso sino un salto y quedando parado cambia la posición de los brazos.  De arqueados que los tenía y perpendiculares, los lleva hasta llegar los puños casi al nivel de las orejas y despacito los trae delante del cuello y con ligereza hacia adelante.

Estando en esta posición los mueve los dos juntos, de derecha a izquierda y viceversa, siempre acompañando el movimiento con la cabeza.  Esto lo repite tres veces.  Hecho esto empieza la demolición del rancho así: agarra un cuero con mucha cautela como si tuviera miedo, lo sacude despacito y después con un tirón recio lo arranca.  Operación que hace siempre con la mano derecha.  Después lo pasa al lado izquierdo (teniendo siempre con la derecha) y lo lleva de este modo, siempre mirando de un lado y otro, a unos 75 metros lejos del rancho.

Y así sigue con todos los cueros, empezando después a desparramar del mismo modo los palos componentes del mismo rancho. Si el KSORT descubriera, sacado el primer cuero, que en el rancho hay una mujer o un niño o niña ya de juicio destapado, le pega con lo primero que le viene a la mano, buscando darle muerte si es posible.  Lo que haría impune pues al KSORT no se le puede decir nada.

 Acabada la demolición del primer rancho, va al segundo y así sigue hasta abatirlos todos, menos el del viejo, por ser él a más de viejo doctor.

Después de haber destruido todos los ranchos el KUAN KOXCA, dando una vuelta hacia el sur se va hacia el HAIN, caminando siempre del mismo modo y llegando a un metro de éste, pega el salto, hace la misma maniobra con los brazos y entra.

Mientras el se aleja del último rancho las mujeres, avisadas por los hombres que el KSOHORT ya se fue, se destapan y saliendo a la pampa empiezan luego a cantar: HOKREK HOKREK..., hasta que el KSOHORT pega el salto para entrar en el HAIN.

Ahora es tiempo ya que vayamos a ver a donde dejamos a los KLOKETN.

Acabada la función del KSOHORT KUAN KOXCA los acompañantes van a encontrar a los KLOKETN en el lugar por ellos indicado, adonde los encuentran cerca de un fuego muy pequeño, hecho con leñita muy seca para que no se vea el humo de afuera.  Obligación de ellos es de estar pintados de barro como el primer día, cosa que todos los días tienen que hacer.  Llegados allí los acompañantes siguen con los KLOKETN hasta encontrar guanacos, pues sin carne no tienen qué volver.  Encontrando el guanaco y carneado se repite la cosa como el primer día.

Lo que dijimos del primer y segundo día, se repite todos los días hasta que dure el HAIN.

Siempre que las mujeres ven a un AIILAN, después de desparramadas, le preguntan de dónde viene y él le indica con la mano izquierda el lado de donde viene.  El AIILAN es zurdo, todo lo que hace es con la izquierda.

Después de desparramar a las mujeres entra en el HAIN para vengarse con los KLOKETN y con un golpe a cada uno los mata.  Los golpes vienen dados siempre con la misma capa.  Hecho esto agarra un tizón encendido sale afuera saltando con el, de contento que se vengó.  Después de eso entra en el HAIN y se va bajo tierra (a comer con los demás).

Los KLOKETN vienen resucitados por los HOLLEM, muchas diablitas de la estatura de un niño de tres años.  Dichas diablas no las ven las mujeres por no haber en el HAIN personas tan chicas para representarlas.  También a los muertos por la HALPEN los resucitan ellas.  También salen de la tierra...

Los muertos por la HALPEN, después de resucitarlos por las HOLLEM salen del HAIN.  Los hombres caminando agachados, aparentando muy débiles y hasta cayéndose algunos.  En el hombro están sucios de sangre que se sacan pinchándose las narices con un palito y empapando con la sangre un mechón de lana que viene estrujado arriba entre las espaldas, dejando así una mancha de sangre en forma de herida y unos rayones que corren por el lomo como si fueran emanados de la herida.  Los KLOKETN vienen llevados por dos hombres horizontalmente, uno de la cabeza y otro de los pies v tienen sucio de sangre cualquier oreja, la quijada y todo un costado; pues la HALPEN tiene uñas muy largas y de un manotón que los descuartiza desde la oreja hasta la barriga y a veces les saca el corazón, el hígado.  Para eso preparan uno de guanaco bien empapado de sangre, aun chorreando, que se ve correr sobre la víctima de la HOLLEN.

Mientras los hombres y KLOKETN dan una vuelta entera alrededor del HAIN, las mujeres más viejas, con una capa en la mano, les están haciendo aire para darles aliento.  Dada así la vuelta alrededor del HAIN para hacerse ver de las mujeres, entran en el HAIN y las mujeres tienen que retirarse volviendo a los ranchos para dejar a los hombres que coman tranquilo su asado.

Unas dos horas después las mujeres salen a la vega, frente a los ranchos, hacen fuego y se ponen a cantar: YOT COOLLE COLLE, YOT COLLE COOLLE...

Este canto es para ALIOCHE (para lavar las piernas) y sirve para dar fuerza a los hombres para que al día siguiente puedan ir a cazar guanacos.

Al día siguiente todos los hombres salen a guanaquear.  Llegando a la tarde, cada uno va por su rancho y los KOLKETN, al HAIN, llevando el guanaco más gordo que cazaron en el día y también pájaros.

Al día siguiente nace el hijo de los KLOKETN.  Sucede así: Toda la mañana los hombres hacen barullo en el HAIN y como a las once empiezan a palmotear las manos todos juntos.  A este ruido vienen las mujeres atrás del HAIN.  Llegadas las mujeres, los hombres empiezan a luchar con los HOLM, lo que las mujeres creen que hacen pues oyen de afuera el ECHÁ, expresión de ellos en la lucha.  Y las HOLM que son muy chicas pero muy fuertes, echan los hombres hasta afuera del HAIN.  Esto lo hacen muy bien los hombres dando una vuelta carnero con fuerza y caen allá de espaldas, levantándose ligero y ligerito vuelven al HAIN a reírse con los demás.

Entonces las mujeres abriendo las dos manos juntas, con las palmas para arriba, empezando por las más viejas, cantan: AXCUAAA RAC, canto que sirve para llamar al TERNEN, el hijo de los KLOKETN.  Y los KLOKETN se paran y palmotean las manos.  Cuando las mujeres empiezan a llamar al TERNEN con el canto AXCUAAA RAC, él sale del HAIN y va hasta unos dos metros de las mujeres.  No se acerca más para que no le oigan la respiración.

El TERNEN es uno de los hombres que tiene más facciones de mujer y chico.  Lleva una máscara puntiaguda mucho más alta que la de los KSORT.  Desde la punta de la máscara hasta los pies está pintado de HAAKL.  Sobre esa pintura lleva unas rayas de KLOKETN (hechas con barro colorado, barro blanco y grasa) de un color café que hacen con combinaciones de barros: de KASIMEN (color que tiende más bien al negro y de HOSCEN, color ceniza hecho con polvo de piedra (se obtiene fregando dos juntas) y hueso quemado molido amasado con agua.  Dichas rayas vienen hechas con un palito del grueso de un lápiz y distan de una a otra unos 4 centímetros, alternando los colores.  Así pintados tienen la parte anterior del cuerpo completamente tapada con HOP, felpa de pájaro, que aplican así: mojan un dedo con saliva y mojando con eso el cutis sacan felpa y la pegan.

El TERNEN nunca vuelve las espaldas a las mujeres.  Camina hacia atrás cuando se retira.  Y camina siempre con los pies juntos adelantándolos y arrastrándolos alternativamente de manera que el garrón (talón) de uno, no sobrepase los dedos del otro, tanto caminando hacia adelante como reculando.  Siempre que sale va acompañado de dos doctores, cantando y con una mano en la mano del TERNEN y la otra en la nuca del mismo.  Cuando el TERNEN ve (o finge ver) a una mujer que se portó mal con su marido se para, recula un poquito y para hacerlo caminar (de nuevo) los doctores golpean fuerte con un pie en el suelo y así vuelve a caminar.

El TERNEN sale del HAIN unas dos a tres veces y después se retira.  Entonces uno de los viejos que no toman parte de los juegos (porque muy viejo o porque inútil) avisa a las mujeres que no sale más y ellas dejan de cantar el AXCUAAARAC y se van a los ranchos.Hay también el HOLCHACHES, que es un espíritu payaso.  Como los demás, sale de la tierra.  Tiene máscara como los KOSHORT y dos cuernos como los chivos, con la diferencia que éste los tiene doblados hacia atrás y aquél hacia las espaldas.  Su cuerpo a más de estar todo pintado, hasta las rodillas de HAKEL (barro colorado) y de las rodillas para abajo de KORRI (barro blanco), tiene desde las espaldas hasta las rodillas unas rayas, hechas con una mano del ancho de esta, atravesadas, todas negras, menos una blanca entre el estómago y el vientre.

Sobre las rayas negras unas manchas blancas escupidas, como el KSORT.  Sale siempre de noche cuando hay luna.  Su oficio es divertir a las mujeres.  Cuando tiene que salir, los hombres desde el HAIN empiezan a gritar: HO HO HO OUAAA... OUA... y las mujeres vienen atrás del HAIN y al salir el HOLHACHES todas corren al encuentro y le tiran barro, nieve, palitos y hasta piedras.

Camina siempre a saltos, con la mano izquierda aguantando la pera y blandiendo la derecha como para defenderse de la tormenta que le echan las mujeres.  La pera nunca tiene que largarla, aunque cayera en el suelo y si eso sucediera no puede levantarse apoyando la mano derecha en el suelo, sino que tiene que levantarse con la ayuda del codo.

Mientras el HALACHES divierte a las mujeres, los hombres hacen una gran pelota poniendo todas las capas amarradas en una que viene sostenida por muchos tientos, que cada hombre tiene uno en la mano.  Estando así suspendida la pelota van jugando dándole puntapiés y echándole de un lado a otro.  El resto de los hombres que no juegan a la pelota salen de a dos, buscándose el uno al otro los parásitos de la cabeza y se los comen.

Cuando el HALACHE está cansado o recibe algún mal golpe, se retira.  Así se acaba la farra entrando los hombres en el HAIN y yéndose las mujeres a los ranchos.

Hay también los MATAN.  Son espíritus que bajan del cielo.  Son de carne y hueso y no de piedra como los que salen de la tierra.

Estos son muchos y siempre bajan de a dos, marido y mujer.

La llegada de los MATAN es siempre preanunciada por un palo que canta como el zumbido de un alambre tieso (teléfono por ejemplo) cuando hay viento.  Cuando canta el palo las mujeres vienen a la orilla del monte a cantar: HOILEGÓOOO HOILEGÓOO...

Cuando un doctor que está afuera hace con un brazo la señal rápida de llamada, salen del HAIN uno o dos MATAN, según si el doctor hizo una o dos señales.

Andan a saltos largos y de costado.  Van unos diez metros del HAIN y vuelven de la misma manera.  Salen unas diez o doce veces con intervalos de cinco minutos.

Los MATAN tienen el TOL LON, máscara alta y puntiaguda, hecha de piel de cogote de guanaco, con dos hoyos para los ojos y le baja hasta el pecho.  El marido tiene la mitad del cuerpo (todo el lado izquierdo) pintado de colorado.  El lado derecho tiene primero una mano, de KORRI y sobre eso unas rayas negras atravesadas.  De la rodilla abajo, igual al KSOHORT.  La máscara también tiene el lado izquierdo colorado y el derecho arriba negro y abajo blanco.  Con las dos manos aguantan la máscara en la nuca.

La mujer varía de color de rodillas arriba (que parece tigre); KORRI abajo y muchas rayas negras encima.  La máscara tiene el mismo color, menos la puntita que es colorada o el color que le da la gana.

Hay otra clase de espíritus que bajan del cielo.  El hombre se llama KOXCMENKI y la mujer KOL LAN.  Estos también son anunciados por el canto del palo.  Cuando bajan hacen un ruido, moviendo ligero la lengua en la boca, como si fuera una botella con una piedra adentro.  A ese canto salen las mujeres a la orilla del bosque y cantan: OK KIKIKEK... El KOXMENKI está pintado todo de colorado y camina a pasos cortos y atravesados, llevando siempre las manos en la nuca, aguantando la máscara que es igual a la de los AUTAN.  Sale unos cincuenta metros del HAIN y allí queda escuchando el canto de las mujeres.  Después se pone a saltar y a menear el cuerpo de un lado a otro.  Después vuelve al HAIN.  Estas son las funciones menores.  Cuando hay funciones solemnes bajan en número de ocho a diez.  Cuando bajan (los KOL LAN) de noche van dando vuelta por los ranchos y los hombres los van embromando.

Las mujeres no los ven porque apenas oyen el ruido de su llegada se tapan, pero cuando están cansadas de estar así tapadas, echan algún pedazo de cuero en el fuego para hacer humo y olor y así se van.

A veces entran en los ranchos y se sientan al lado del fuego (una vieja contaba una vez que mientras los KOL LAN estaban calentándose, ella miró por un agugerito que tenía su capa y alcanzó a verle las piernas que eran igual a las de un hombre).  En algunas circunstancias de las grandes funciones se llevan a algunos jóvenes y después bajan con ellos y llevándose del brazo pasean delante de los ranchos.

También bajan varios KOXMENKI que dando unos saltos pasan cerca de ellos muy enojados por celos que tienen.

Estando allá en sus regiones pintan a esos jóvenes todo el cuerpo de colorado, menos la cara que tiene una hilera de puntitos blancos que va casi de una oreja a otra.  Los hacen con una peineta (los que la tienen), si no con un palito.

Llaman a esa hilera de puntitos OJTELET.  También les hacen en las sienes dos KAAN, dos manchitas redondas también blancas.

Es muy difícil quitarles esos jóvenes, pero alcanzando a pasar uno entremedio los dejan.  Y tiene que correr ligero hacia los ranchos y entrar en el primero que encuentre a donde calla como zonzo (atontado) y mudo, no hablando hasta el otro día (en) que va a su rancho.  A donde pasa unos cuatro o cinco días como si fuera KLOKETN: no reír, ser muy normal, obediente a todos lo que le mandan, buscar leña para todos los ranchos...



volver a la biblioteca virtual
volver a la página principal